ESCANDALOS Y LOCURAS EN EL CONGRESO

Loading...

domingo, 7 de junio de 2015

sábado, 23 de mayo de 2015

ELISA VAQUER: MUJER RIVADAVIENSE CON ESTILO DE TANGO Y BLUE

(Reproducción nota publicada en Noticias Cuyo)

HISTORIA DE TANGO Y PARRAL
Para agendar


Algunas noches bajo la parra


El tango viene conmigo desde los 11 años en casa,
una finca en Rivadavia donde había un tocadiscos
y un disco de tango encontrado con voces
de hombres y mujeres, esto conjugaba
con un escenario y micrófono improvisado
por mis hermanas… los juegos de mi niñez
representaban el mundo del tango, las letras
se reconstruían una y otra vez  en mi inocencia 
 en mi voz…

Comienzo a estudiar con Mario Olivares,
guitarrista apodado “El fletacho”, todo un aprendizaje
muy sui generis… bajo los parrales de las fiestas rurales y los ensayos
interminables donde se sumaban, los vecinos, el que pasaba…
eso era Rivadavia y yo enroscaba apenas un nombre entre letras y noches de tango…
la Zurda Vaquer.

Arrabalera, como flor de enredadera


Llegar a Mendoza por mi trabajo como docente fue conocer Las Heras
y allí a Ini Ceverino, la primer y gran profesora de tango.
A los 27 años ya me radico en Mendoza luego de muchas idas y vueltas.


A lo largo del camino puedo nombrar y agradecer  a maestros del Tango
con los cuales he grabado: David Elias, Oscar Funes, Ernesto Calvo,
Pedro Gascón, Edgardo Guerra, Luis Martinetti. Y por supuesto
no puedo olvidar  a Daniela Bajuk  una profesora con la cual tuve la suerte
de seguir creciendo.


Desde hace unos 7 años entre formaciones
clásicas junto Adrian Piña comenzamos
a autogestionar nuestras presentaciones.

Trabajar un estilo, conservar un espacio propio
y continuar en la autogestión es arduo, 
pero tiene su recompensa en el público.

Al tango lo relaciono mucho con el Blues,
simboliza lo visceral, tanto en la poesía
como en lo musical.

Hay tangos que me permiten desarrollar mi estilo más que otros
y eso  es una búsqueda continua: Julio Sosa, el Polaco…
La Tana Rinaldi, ella ha sido y es una referente muy fuerte
desde lo artístico, técnicamente es impecable con su voz.

Y claro Rosanna Falasca…su pérdida me devasto, conocí ahí la pérdida de un artista.
Si puedo reconocer en mí una década serian la de los 30’-40’ es lo que me gusta,
hay tangos de los 20’ que me movilizan como es “De mi Barrio”
cuando lo canta Rosita Quiroga. No puedo dejar de lado a ningún compositor
Cadícamo, Homero Manzi, Aníbal Troilo y claro…Cátulo Castillo.


Te dejo el alma de los techos porque fui eso 
 que habitó el cielo de un gorrión...


Hay tangos que son de uno, cuando escucho lo distingo desde su poesía,
es decir que tenga que ver con el arrabal, la pintura suburbana… conmigo.
Junto con el mensaje hay pasiones y eso en el tango debe y es visceral,
no hay otra manera para mí.

 Cuando uno tiene una elección, en mi caso el tango con su historia social,
el anclaje como lucha y resistencia ante la vida, adhiere
y nombra mi propia historia… Entonces la vibración en  cada letra de lo interpretado
en los tangos establece una conexión única. Hoy veo el camino realizado,
a partir del  vínculo  con mi público, en su respeto y emoción, más firme más claro.
 
Tango sin el cual no hay repertorio:   La ultima curda. Tango que me costó
muchísimo lograrlo, me significa la explosión más pasional que puedo compartir.

 
PARA AGENDAR



El Próximo show de tango tiene que ver con una fusión
de textos y tango.

 Los textos son de  Fabricio Marquez,
escritor amigo del Este.

Los que a denominado Textos Abandonados
y los tangos también tendrán una invitada especial:
Elena Embrioni; Artista y apasionada por el tango.

..................

jueves, 16 de abril de 2015

LA COCA SARLY: ROCANROL DEL ESTE MENDOCINO

(Reproducción nota de Jero Frustaglia. Publicado el 05/11/2014 en Mr. Music)

    

La manivela de la súper máquina

 
1236709_752669844773231_1896508544_nPreparémonos para una banda que, a mi entender, tiene un disco que perfectamente podría ser un recorrido por el rock nacional de ayer y de hoy. Con bases prolijas de bajo y batería, y guitarras rítmicas que acompañan los riff armoniosos y pegadizos de la guitarra principal. A todo este colchón sonoro, se le suman las melodías de voz que varían en cada uno de sus temas yendo desde rock barrial al pop rock.

El disco “La Manivela de la súper máquina” de La Coca Sarly, banda oriunda de San Martín, Mendoza y formada allá por agosto del 2008, arranca con “Otro juego”. Canción que en principio tiene grandes influencias ricoteras, sobre todo por los vientos y los tonos vocales de Ale Puertas. Este tema se entiende como una situación sentimental dramática, de quizás algún error que no supo perdonar su protagonista. Luego le da paso a “No se sorprende”, un tema rockero que acompaña perfectamente al que inicia el disco, hablando de algunas personas que quizás se hacen las duras de sentimientos y pueden llegar a ser más vulnerables que los mismos sensibles.

Interior del disco
Interior del disco

Luego el disco propone una pausa con “Blackberry fields for ever”. Entra en escena un piano que baja un poco las energías con las que viene, para darle un tono más oscuro a la canción, hasta que entran guitarras rítmicas filosas mezcladas con buenos cortes para volver a soltar acordes menores.

Llega el cuarto tema del disco para hacer sonar una de las canciones donde se muestran más en claro las influencias de Patricio Rey y sus redonditos de ricota. “Top-Toc” cuenta con melodías muy pegadizas con marca registrada de nuestro rock, esas canciones que basta con escucharlas una sola vez para recordarla. Llega “Tomate la papa zapallo” para dar un mensaje saludable dentro de un marco más alternativo, como aquellas épocas del disco Dynamo de Soda Stéreo y dándole paso a una de las baladas del disco: “Rocío”. El tema relata la historia donde un hombre le cuenta sus sensaciones físicas a una mujer, con un fondo musical lento pero con mucha fuerza de vientos.
Si duda que pasada la mitad, el disco sufre un quiebre donde las canciones se vuelven más variadas en sus géneros.

En este segundo trabajo de estudio, La Coca Sarly se la juega por la búsqueda de un sonido alternando estilos dentro del mismo material, ya que su primer trabajo, “Tomate, papa y zapallo” cuenta con 8 canciones más bien pop. Se presentaron en festivales como “Pascual Rock” (Cinerama San Martin), “General Rock” (Parque Agnesi San Martin), “Mendo Rock” (Gabriela Mistral), “Rock & Wine” (La Nave Cultural Mendoza). También compartieron escenario con bandas consagradas como “Cabezones” y ” Miranda”. Más tarde hicieron presentaciones en diferentes bares de Mendoza, San Luis y Buenos Aires. Pero sigamos con el disco.

Portada del disco
 
Portada del discoVeníamos de 2 canciones que cortan el disco y calman un poco lo corazones, tras el paso de “Padre garrón” que con un estilo casi folklórico explica una situación novelesca de un cura. Pero en “La tormenta”  las cabezas se vuelven a sacudir al ritmo de un rock con pinceladas punk, distorsión y hi hat abierto. “VIP”, canción número 9, forma parte de esos temas que ascienden y descienden entre estribillo y estrofa. Cuenta con el reclamo del rockero en su lírica donde dice “Debe ser que me levanté demasiado temprano hoy”.

Vuelven los vientos y los cortes de guitarra con bajos marcando el tempo en “Carcajada”, un tema instrumental oscuro hasta pasados los 2 minutos de canción donde sufre un corte para darle entrada a las melodías de voz que describen una queja social que relata “Siempre a los jóvenes nos hacen cargo del futuro, y los viejos qué? Bien que se cagaron en el pasado”.

Momento de rock clásico en el disco, tanto en su parte lírica como en sus melodías instrumentales. Era necesario meter dentro de tantos estilos rockeros, algo de clasisismo y es por eso que en el penúltimo tema está “No me salva nadie”. Y llega el cierre con “Vestigios”, con una intro de sintetizadores que generan expectativa y nos deja con ganas de más.

La Coca Sarly en “La Manivela de la súper máquina” nos propone seguir girando el disco completo una y otra vez. Nos atrapa hasta la sensación de habernos olvidado que ha girado 5 veces… o quizás más. La banda está formada por Ale Puertas en voz, Lucas De Gaetano en guitarra y teclados, Juanga Martinez en guitarra, Fernando Díaz en bajo, Karim Sar Sar en saxo y Juana Hodar en batería.

Su segundo disco que fue grabado, mezclado y masterizado en Fader Récords por Carli Beguerie y teniendo la participación como técnico en grabación de Natalio Staiti. En su segundo material nos muestran canciones muy bien producidas, combinando estilos como rock, pop, rocanrol y algo de folklore mezclado con tango.

No se puede dejar de lado el trabajo de arte que tiene el disco, con un concepto de locura y suspenso en sus fotos a cargo de Silvio Gómez, dándole un diseño delicado donde, Juanga Martinez, propone el negro como predominante, para contrastar aún más los colores de las imágenes. El disco en formato físico podés adquirirlo en Crazy Music 9 De Julio 155, San Martin (Mendoza).

Resumiendo. La Coca Sarly no sólo es una banda de rock, son amigos luchando por un sueño, quizás el más lindo de todos los que amamos la música: vivir de ella y para ella. Salud por eso.

miércoles, 4 de marzo de 2015

EL CARTERO DEL PUEBLO: SEÑOR ALBERTO QUINTANA


 
 
 
Conversación con el Señor Alberto Quintana, ex jefe del Correo rivadaviense.
                                                    Recuerdos de recorridos por el pueblo, los buzones rojosy la fiestas de despedida, entre otros pasajes.
 
 
 

miércoles, 18 de febrero de 2015

PROMOCION ´74 "MASFALDA": CUARENTA AÑOS DESPUES. RECUERDOS DE PROFESORES

 CENA DE EX ALUMNOS DE LA ESCUELA NORMAL SUPERIOR "REPUBLICA DE CHILE"

HUELLAS DE PROFESORES





Queridos compañeros, como muchos de Uds. me lo pidieron, acá les envío copia de las palabras que leímos con Nilda en la fiesta de los 40 años ... (disculpas por la demora) ...besos a todos!!!


                                         


Rivadavia, Mza., 29 de noviembre de 2014.

A los egresados del ’74:

¿Por qué si solo estuvimos pocos años en “la Normal”, nos moviliza tanto encontrarnos? ¿Por qué tantas ganas de venir, de decir SÍ, después de 40 años? …de venir y decir ¡¡¡PRESENTE!!!!
Lo más importante, después de 40 años de egresados es que acá estamos, para celebrar el camino recorrido, para agradecer a Dios el cariño, y para renovar nuestra amistad, porque aún… ¡¡¡Hay tanto por compartir!!!¡Todos decimos con orgullo: yo fui a la NORMAL!.

¿Recuerdan a quienes dejaron su huella, su impronta en ella y en nosotros? Cada uno desde su lugar, cumpliendo su rol…¿Quién no se acuerda de la autoridad silenciosa y el respeto bien ganado del Sr. Tolosa?¿Y de la eficiente y movediza Sra. de Brawn que nos reclamaba guardapolvos más largos cuando los enrollábamos arriba del cinturón?¿Quién no se acuerda de la calidéz de don Pino y don Marón? ¿Y del trato amable del Sr. Páez?.

¿Recuerdan las tardes escribiendo resúmenes porque no contábamos con fotocopias... o haciendo largos “machetes” o de los inventos que, a veces, decíamos al dar lecciones orales y que no teníamos la más mínima idea ?.

¿Recuerdan a la humanitaria Sra. de Puentes, al serio Berloín , al comprensivo “Chufi” Nery , a miss Jalaf y su expresión de disgusto al ver que no lográbamos conjugar verbos en inglés , a la jóven y hermosa Pity Darol, a la dulce madame Cócola, y a las clases de anatomía del Dr. Nery? ¿Recuerdan al arquitecto Andrade y sus pizarrones llenos de ejercicios combinados, al compinche profesor Sánchez, a la elegante Sra. de Muzzino, a la cordobesa de matemática Sra. de Gómez?.

¿Recuerdan a la Sra.de Fernández y su mirada triste, a Mercedes Sánchez que enroscaba las piernas al sentarse, a las poesías de Reiner Gusberti , a Divernardi que nos hacía amar la historia por lo seductor que era…..y tantos otros…todos con sus maletines cruzando el patio para llegar a las aulas….
¿Recuerdan las horas de granja con Ahumada, o las de Corte y Confección o tejido con la profesora Matilla y… ¿Cuándo teníamos cocina con la Sra. de Fornés? ¡Aprendimos a rellenar fetas de jamón con ensalada rusa y milanesas!!! Le preparábamos el almuerzo a los chicos que viajaban....
…Y siempre la compañía silenciosa de aquel viejo aguaribay …¡¡¡¡Cuántos temores, alegrías, miradas cómplices, amores y secretos compartidos a su sombra!!!! Por allí el recuerdo de algunas amonestaciones, colectivas o individuales, o cuando debíamos desfilar y comenzaban los ensayos en la calle.

¿Recuerdan los torneos de vóley?? ¡¡¡Competíamos con las “nenas de las monjas” y los chicos de la comercial!!! ¿Recuerdan a Porota Ortíz y al “Pirincho” Tondini ? ¿Y los campeonatos de atletismo?? ¿Y los de fútbol entre cursos? ¿Y cuando los chicos se pusieron nombres de jugadores del mundial?...y las carreras de 100 mts que se disputaban, ¡¡¡Contábamos con verdaderos campeones!!!

¿Recuerdan las presentaciones en las ferias de ciencias? Y de los tizazos a los compañeros. ¡¡Cuántas anécdotas!! ¿Y los carros para la Farándula? …¿Y las sin colas?...¿Y los bailes de Masfalda arriba del Ducal…?
Uno de nosotros dijo: …”cuando fuimos jóvenes éramos unos niños inexpertos que vivíamos todo a mucha velocidad… sin darnos cuenta que la vida pasa y quedan muchos sentimientos truncos en el camino...si la vida nos ofrece una segunda oportunidad ¿Por qué no abrirle los brazos y el corazón???...Vivir el hoy evocando el ayer…¡¡¡ Es un regalo que no a todos se les da!!!!”
HOY ESTAMOS AQUÍ,SIMPLEMENTE… ¡¡ PORQUE NOS QUEREMOS !!!!.

......................
  
VIDEOS DE LA CENA DE PROMOCION

domingo, 26 de octubre de 2014

CAROLINA LUQUEZ Y EL BOTULISMO: BIOLOGA RIVADAVIENSE EN ATLANTA

(Reproducción de diario Los Andes. Autor: Federico Fayad)

La bióloga que investiga posibles brotes de botulismo en EE.UU.

Hace 8 años se fue a vivir a Atlanta con su esposo y sus dos hijos. Oriunda de Rivadavia, en su laboratorio recibe muestras de pacientes de todo el mundo.                 

 
imagenCuando uno se lo propone, la realidad es la que uno elige. Bien lo sabe la mendocina Carolina Lúquez, que junto a su esposo Diego siempre soñó con trabajar en el extranjero, poniendo en práctica lo aprendido en nuestro país. 

La historia profesional de Carolina comienza en 1999, cuando se recibió de microbióloga en la Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Río Cuarto, Córdoba. En esa misma facultad hizo su doctorado en Ciencias Biológicas y se recibió en 2006.

“Uno de nuestros sueños era vivir aunque sea por unos años en algún país del exterior, para capacitarnos, aprender otro idioma, conocer lugares nuevos, nuevas costumbres.
Cuando salió la posibilidad de hacer un posdoctorado en el exterior, la opción que más nos interesó fue la de venir a Atlanta y cuando se concretó dejamos todo lo lindo que teníamos, y nos vinimos los cuatro para vivir esta nueva experiencia”, dice la mamá de Matías (14) y Luna (10).

Una vez en EEUU, donde ya hace 8 años que tiene residencia la familia, le ofrecieron una beca en el Laboratorio Nacional de Referencia de Botulismo, en los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por las siglas en inglés, es el instituto nacional de salud pública de Estados Unidos, una agencia federal que depende del Departamento de Salud).

“Luego me ofrecieron quedarme como empleada permanente de CDC y a partir de octubre de 2007 comencé con la nueva función de ser la jefa de la Unidad de Investigaciones de Brotes de Botulismo. En este laboratorio lo que hacemos principalmente es analizar muestras de pacientes que se sospecha tienen botulismo”, describe la especialista.

Por ello, informa que recibe muestras de pacientes de todo el país, pero también provenientes del extranjero. “Es -cuenta- un análisis muy específico y no hay muchos laboratorios que lo hagan”.
Su tarea diaria consiste en decidir qué muestras y qué tipo de análisis tienen que hacer cuando llegan nuevos casos, supervisar personal y asegurar que el laboratorio funcione correctamente y de acuerdo a las regulaciones federales.

“También les explico a los hospitales y laboratorios cómo tomar muestras. Y una vez que tenemos resultados si es necesario les indico a los médicos y epidemiólogos qué significan esos resultados.
Como mi laboratorio es centro de referencia, también probamos nuevos métodos de diagnóstico, ofrecemos talleres y entrenamiento a otros laboratorios de EEUU e internacionales”, detalla Carolina.

Los amigos argentinos

 En nuestra provincia vivían a una cuadra de la plaza Independencia y después se mudaron a la Sexta Sección. “Yo trabajaba en escuelas dando clases de Biología y en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo. Ahí hice mi tesis de doctorado, también en botulismo, en el laboratorio del doctor Fernández.

En Argentina solo hay dos laboratorios que hacen diagnóstico de botulismo: el de Mendoza y otro en el Instituto Malbrán en Buenos Aires”, relata.

Aquí trabajó desde 2000 hasta 2006 y desde que se fue al CDC ha seguido colaborando en proyectos y publicado varios trabajos en conjunto. “Es más, en este momento hay una bioquímica que trabaja en ese laboratorio que vino a hacer una pasantía de 3 meses”, agrega la joven bióloga.

Carolina explica que la mayor parte de su familia y amigos viven en Rivadavia, San Martín y Junín, así que por lo general sus fines de semana los pasaba en el Este.

"Acá en Atlanta seguimos haciendo mucha actividad al aire libre, como nos gustaba hacer en Mendoza. También ir a pasear, conocer lugares nuevos, ir a parques, lagos y playas.
Hemos tenido la gran suerte que todos los años desde que vivimos acá alguien de la familia o algún amigo nos ha venido a visitar y eso nos encanta, porque podemos compartir con ellos un poco de nuestra vida de acá y pueden conocer lugares y costumbres nuevos”, asegura.

Por último, cuenta que en Atlanta tiene muchos amigos, que varios son argentinos y que está bueno porque siguen manteniendo las costumbres del país.

“Nunca falta el asadito con fernet, un buen malbec mendocino y empanadas. Siempre nos juntamos a festejar el día del amigo, el 25 de Mayo. También tenemos amigos estadounidenses, chilenos, colombianos, dominicanos, brasileños, mexicanos.

Lo bueno de conocer gente de otros países es que también hemos adoptado algunas de sus costumbres, comidas o bailes. Por eso nos gusta mucho esta ciudad, por la gran diversidad cultural que hay”.

Enlace: http://www.losandes.com.ar/article/la-biologa-que-investiga-posibles-brotes-de-botulismo-en-eeuu

sábado, 18 de octubre de 2014

ANIVERSARIOS DE COMPAÑERITOS DEL COLEGIO Y LAS REDES SOCIALES

(Reproducción diario Clarín. Autor de la nota: Pablo Strozza)

Que Facebook no una lo que la vida desunió

Mundos íntimos. Jamás existieron esos paraísos. Antiguos compañeros crean grupos e impulsan encuentros para celebrar lo bien que la pasaban juntos y decirse cuánto se extrañan. A menudo, la realidad no fue tan así pero necesitan –pareciera– otorgarle un nuevo significado.





Mirada que lo dice todo. Pablo en su casa frente a la compu. A menudo se atreve a no aceptar “propuestas de amistad” aunque luego termina incluido en grupos que no le interesan. / NESTOR SIEIRA.Hace unos años, antes de la llegada de Internet a nuestras vidas, una mañana me levanté sobresaltado tras haber tenido una pesadilla.

Había soñado que se cumplían diez años desde que había terminado el colegio secundario y que había ido a una fiesta aniversario. Allí me reencontraba con mis ex compañeros, y la pasaba muy pero muy mal.

Con el primer mate de la mañana, aún sobresaltado, llamé por teléfono a una de las pocas personas de aquellos años con las que sigo en contacto. Ella me tranquilizó: “No Pablo, hace once años que egresamos. Sí hubo una cena a la que fui. Y no te avisé porque sabía cual iba a ser tu respuesta ”.


Y un par de meses atrás esa pesadilla se materializó del modo en el que se materializan las cosas hoy por hoy. Al abrir mi cuenta de Facebook noté que me habían incorporado a un grupo de ex compañeros de la secundaria. Cosa rara, ya que les había denegado “amistad” a muchos de ellos en esa red social. No pude resistir la tentación, y entré a chusmear. Cuando vi que uno de los comentarios de uno de los chicos que no era de mi bandita decía “Posteen lo primero que se les viene a la cabeza de los cinco años de colegio” o una frase por el estilo, no dudé: me borré del grupo de inmediato. “Si usted decide darse de baja no recibirá más advertencias de actualizaciones ni podrá acceder a los contenidos del grupo”, me advirtió Mr. Facebook. Muchas gracias señor por el aviso: eso que me dice era lo que quería leer. Tras borrarme pensé en que hubiera podido quedarme para espiar el hoy de mis ex compañeros, pero enseguida comprobé que mi decisión había sido correcta. ¿O acaso quiero estar al tanto sobre que fue de la vida de esas personas tras veinticinco años de no verlas?


La verdad que no, como tampoco quiero saber de mis ex novias en la actualidad. Que Facebook no una lo que el correr de la vida separó. Y eso no implica que no sienta aprecio por muchos de ellos, con los que podría beber algo tranquilamente, o que no sienta orgullo de que al finalizar quinto año me hayan elegido mejor compañero de la división. Sólo que no me llevo bien con esa clase de nostalgia que consigna que el colegio fue la mejor etapa de la vida de las personas. Yo la pasé mal en la secundaria: no me gustaba nada el colegio y detestaba que esas cinco horas diarias no las pudiera aprovechar de otra manera. Por eso no quiero revivir esos años.


Entonces es cuando surge la pregunta. ¿Por qué esa necesidad de militar por el ayer? ¿Por qué someter a una persona a la horrible pregunta “¿En qué andás?” cuándo hace más de una década que no se tienen noticias del otro y ese otro no puede resumir en una oración tantos años de su vida? Una amiga suele responder ante esa situación “En cosas raras”, para cortar de raíz toda clase de conversación. Considero que las relaciones personales, a todo nivel, se sostienen de manera sincrónica y no diacrónica. Y que esa suerte de nostalgia masiva es mentirosa, ya que pretende que las personas que se encuentran tras años de no verse hayan quedado congeladas en el tiempo como Han Solo en El imperio contraataca. Entonces, al enfrentarse al hoy pensando en el ayer, es cuando los cambios aterran. Y vemos a aquel rebelde sin pausa punk que batallaba contra el sistema en los shows parakulturales de Todos Tus Muertos a puro pogo en “Gente que no” y terminó como un abogado saca presos de procederes legales dudosos y con un divorcio escandaloso propio encima. O a aquella chica hermosa que prometía transformarse en modelo publicitaria (no lo logró) y que envejeció de forma genial tras parir a dos niños.


O a aquel pibe al que teníamos de punto (hoy se diría que le hacíamos “bullying”) con el que años después tuve una pelea callejera que perdí ya que me agarró entre varios y que ahora, por lo que me contaron, toca la batería en una banda de heavy metal extremo. Y ni hablar de los que son padres, que dejan en un offside violento a los que no lo somos con el relato de las vivencias de sus hijos. O lo poco que les debe importar a todos ellos mi colección de discos y libros que son, junto con mi pareja y mis mascotas, mi verdadera patria.


Muchas veces estos encuentros esconden la idea de que todos somos iguales a aquellos adolescentes que compartimos cinco años en las aulas.


Lo lamento, pero por suerte no es así.


Está bien que hoy seamos distintos. Si fuese y pensase como cuando tenía dieciocho años significaría que no evolucioné nada. Y eso sería espantoso.


Algo similar a lo que me pasó con la gente del colegio me pasó con mi familia paterna. Tras la repentina muerte de mi padre en 1998, mis tías dejaron de lado a mi madre sin ninguna clase de explicación, de una manera que me dolió. Poco después uno de mis primos se casó y no pude ir a la ceremonia ya que coincidía con el horario de un trabajo radial que tenía en ese momento. Y así fue como dejé de tener relaciones con ese linaje. Los casamientos, funerales e invitaciones a eventos de primos y tíos se repitieron como también los requerimientos de Facebook, y también en esos casos me negué a asistir o a aceptarlos en mi vida on y off line . En esta cuestión, la solidaridad familiar fue más fuerte. Y el poco apego a añorar asuntos que podían terminar en charlas violentas junto a mi derecho a dejar de lado esa parte de mi vida, también. Como dice el refrán: la familia se hereda y los amigos se eligen. Y si pasó algo grave que desconozco entre mi madre y ellos, a esta altura de mi vida no me interesa en lo más mínimo.


Por eso reivindico el derecho al olvido sin ninguna clase de culpa y la premisa de alimentar las relaciones día a día sin depender de las nuevas tecnologías. Y que quede clarito: esta clase de olvido no invalida la memoria. Por el contrario, la potencia. Por jactarme de tener buena memoria es que practico esta forma de omisión selectiva.


En esta era en la que gracias a las redes sociales encontrar a una persona es más fácil que nunca, decir no al pasado en tiempo presente es un acto que muchas veces puede ser mal visto. Y ese que dice que no puede quedar ante los demás como un ermitaño digital que odia las redes sociales. No es mi caso: soy un usuario asiduo de Twitter y Facebook, por cuestiones laborales y personales. Pero al mismo tiempo elijo cómo manipular estas herramientas. Y si bien ambas me han vuelto a acercar y me mantienen actualizado de la vida de viejos amigos que viven en el exterior, considero que hay que utilizarlas con moderación y que no hay que trasladar de manera total la vida real al mundo virtual. Por eso no me voy a mudar a vivir una vida manejada por el celular y en mis viajes en transporte público seguiré leyendo un libro antes que la pantalla del teléfono. O aprovecharé esos tiempos muertos entre un lugar y otro para pensar en nada.


La mayoría de mis amigos más cercanos no tienen ni Facebook ni Twitter ni WhatsApp. Uno de ellos, inclusive, dejó de usar teléfono celular. “Todo el mundo sabe dónde me puede ubicar y si no, no me importa”, fue su polémico argumento. Y todos nosotros estamos en contacto permanente: salimos a comer afuera o nos juntamos en alguna casa, compartimos recitales o películas o nos tomamos un café o una cervecita en un bar a la vieja usanza. Y hasta pueden pasar semanas en las que no nos veamos, pero siempre sonará el teléfono o llegará ese correo electrónico para comentar alguna pavada mediática, recomendar un disco o un libro o polemizar sobre aquel partido de fútbol que nos tuvo en vilo. El tiempo presente y los planes inmediatos cancelan la nostalgia forzada y no anulan el hecho de que en alguna reunión surja algún recuerdo memorable en forma de anécdota risueña.


Pero esta idea de revival excede las relaciones personales. Ahí están esos jóvenes que sienten nostalgia por conciertos de Sumo a los que no asistieron porque, en muchos casos, ni siquiera habían nacido. O, peor todavía, que creen que “vieron” a Sumo cuando sus ex miembros tocaron todos juntos tiempo atrás en River en un festival, ignorando que quien faltaba era ni más ni menos que Luca Prodan. “Retromanía” fue la definición que acuñó el crítico de rock inglés Simon Reynolds desde un libro muy recomendable. “En vez de ser un umbral hacia el futuro, los primeros diez años del siglo XXI resultaron ser una década ‘re’: revivals, reediciones, remakes, reescenificaciones ”, señala Reynolds para luego atacar la postura retro nostálgica tanto en la música rock y pop como en la televisión y el cine. “La nostalgia está ahora rigurosamente entrelazada con el complejo consumidor-entretenimiento: sentimos un deseo punzante por los productos que consumíamos años atrás, por las novedades y distracciones que colmaron nuestra juventud (…) Es por eso que los programas del tipo “Yo amo a los ´70/´80” son tan eficaces: el paso de nuestro tiempo está cada vez más vinculado a la procesión de manías pasajeras, modas, carreras de celebridades que rápidamente se vuelven obsoletas”, dice, y su diagnóstico se aplica tanto a la cultura de masas como a los micromundos de ex compañeros de escuela o familiares.


“¿Tenés experiencia?”, se preguntaba Jimi Hendrix, y el sustantivo es la clave. Así como antes el espectador se preocupaba por vivir el momento y el acontecimiento, hoy pareciera ser más importante registrarlo con cualquier dispositivo portátil para subirlo en una calidad berreta a YouTube y reverlo … ¿Cuándo? ¿Con quién? ¿Cuántas veces? Y de eso se trata esta reacción: de evitar que “El acontecimiento se vuelva permanente, sujeto a la repetición interminable, y el momento devenga monumento” (otra vez Reynolds).


En una paradoja del destino, mientras escribía estas líneas me llegó una invitación para una futura reunión de ex compañeros laborales. La cadena de mensajes previa en Facebook es insoportable (un protocolo formal de redes sociales a esta altura se transformó en un tema imprescindible, algo que va más allá de la convención de que escribir en mayúsculas sea sinónimo de gritar), pero la leí y le puse mi onda desde un silencio que no incomoda a nadie.


Hasta el momento no decidí si iré, aunque la situación a priori es mil veces más cómoda que otras que detallé más arriba, ya que el tiempo juega a favor al actuar desde más cerca. Lo más probable es que asista, para confirmar todo lo que escribí hasta acá. Porque uno maduró cuando se puede retirar de las reuniones temprano y entero, y que esa acción impensada en el pasado resulte desapercibida para toda la concurrencia.


Y si no voy y me quedo en casa para cenar rico y casero con mi novia, mi sentimiento de falta será igual a cero.


Enlace de la nota: http://www.clarin.com/sociedad/Facebook-vida-desunio_0_1232276938.html




.....................................................................................................

A MIS COMPAÑERITOS DEL COLE




sábado, 16 de agosto de 2014

GRUPO DE EXPRESION "NOSOTROS" : "ZERO" -REVISTA ROQUERA MENDOCINA-

 
(Reproducción Revista "Zero". Autor: Roly Giménez)


AYER NOMAS


El rock mendocino tuvo su desarrollo paralelo en varios departamentos del interior provincial. Sin dudas la movida más importante se dio en San Martin, lo que con el tiempo se llamó "Rock Chacarero".

El grupo pionero de ese lugar fue Nosotros, un colectivo cultural donde el "grupo eléctrico" (ver programa) formaba parte de una expresión más amplia que incluía otras artes como la pintura, la poesía y la canción acústica. Fue formado en 1980 por los hermanos Sotelo. que venían de integrar en Palmira Altama, quizá el principio de todo.

Nosotros encarnó en la época la resistencia cultural al
Proceso. La primera formación incluía a Mario Sotelo en guitarra, Tachi Sotelo en bajo, Carlos "Cordero" Rogel en batería y Carlos Calderón en guitarra. (Este último, remplazado al poco tiempo por Mario Campanella.es
el primer roquero que tuvo Rivadavia, donde formó a principio de los '80 grupos como
Ave Cristo y Gaviota Feroz.

Allí harían sus primeras armas el "Ciego" Giménez y el "Gallineto" Giménez, dos músicos claves que luego formarían Parenalila en 1985). La idea de Nosotros estaba inspirada en M.I.A. (Músicos Independientes Asociados) creada por el padre de Lito Vítale a fines de los '70.

También participaban de la experiencia gente como Octavio "Pepe" Sánchez, el "Negro" César Muñoz, Patricio Iríbary RizzieroCatapano,
entre otros.

En uno de los primeros shows presentan la revista Los Peces de la
Luz.que llegó a sacar dos números.

Con el tiempo, Nosotros se divide y queda
por un lado el grupo roquero y por otro el costado testimonial de los
hermanos Sotelo, que forman la interesante propuesta La Gente del Altillo.
Esta agrupación llegaría a participar con un tema en el compilado A Los Palos
con las Águilas grabado en
Mendoza en 1984, primera edición
local dedicada al rock mendocino.

Otra parte de Nosotros (Carlos
Rogel, César Muñoz, Rtzziero
Catapano) integraría luego el
grupo Los Berp. Más tarde el rock
chacarero tendría fieles exponen-
tes como Parenalila, los Raivan
Perez, Lodo Rojo y Quemando la
Casa, entre otras bandas aparecidas ya avanzados los años
ochenta.

Sin olvidar, por supuesto,
el recordado trío henrdrixiano La
Serpiente, aparecido hacia 1992 y
liderado por el legendario violero César Muñoz, un personaje cuya historia
excede porsí sola elhumilde espacio de esta columna.


ROQUEROS DEL ESTE MENDOCINO "ROCK Y REPRESION": MARIO CAMPANELLA -Grupo de Expresión "NOSOTROS"-