ESCANDALOS Y LOCURAS EN EL CONGRESO

Loading...

lunes, 13 de abril de 2009

MARIO CORNEJO: SINTONIA UNO

ARCHIVO DE LA AGENCIA INFORMATIVA NOTICIAS IPI. (Esta nota fue publicada en la revista mensual de NOTICIAS IPI: CARTA ABIERTA A Los Ciudadanos de Rivadavia, Año 4, Nº 43, de Febrero de 1998, página 7.)

.................................................................................

¡¡¡Hola. Muy buenos días!!!. Bienvenidos a nuestra emisora

VOCES DE RADIO: LA VOZ DE RIVADAVIA



Mario Cornejo nació en la ciudad de Rivadavia el ocho de diciembre de mil novecientos sesenta y seis. Sus designios ya estaban marcados desde el interior de su ser. Como todos aquellos hijos que sienten a la ciudad natal tan suya como su propia vida: cada calle una cuna, cada acequia un recuerdo, cada barrio un sentimiento, Mario siempre tuvo su voz para brindársela a su ciudad.

En enero de mil novecientos ochenta y nueve se presentó en la primera radio local que tuvo Rivadavia: “GALILEO”. Se ofreció allí como locutor. Esa vez, los directivos de entonces sólo tomaron nota del ofrecimiento y le dijeron que le confirmarían más adelante.

En la misma emisora se había organizado posteriormente una peña folclórica. Su voz potente y firme llamó inmediatamente la atención de los organizadores de radio “GALILEO”, quienes advirtieron el timbre y la calidad adecuada para una voz de locución. Después lo citaron.

Fue así como comenzó la más popular de las voces de las radios de Rivadavia. En la emisora “GALILEO”, Mario trabajó alrededor de tres meses, en horario de mañana. Fue suficiente para que el recorrido de su voz, como una ráfaga por el aire, fuera tomada por los ciudadanos de Rivadavia como propia.

SINTONIA UNO Y A VENTANA ABIERTA

En el mes de julio de mil novecientos ochenta y nueve se gestaba en Rivadavia la aparición de la segunda radio local: “SINTONIA UNO”. Mario Cornejo recuerda que los directivos de la nueva emisora fueron a buscarlo a su casa por sugerencia de rivadavienses que lo conocían. El motivo era para grabar la primera señal de la emisora.

El siete de agosto de mil novecientos ochenta y nueve es una de las fechas más importantes para Mario Cornejo. Por dos razones. La primera se debe a que, desde ese día, su voz fue la primera identificación sonora de “SINTONIA UNO”. Calidad, timbre e intensidad que se transformó desde entonces en la propia voz de la emisora más popular y familiar que los rivadavienses poseen.

El segundo motivo tiene que ver con el programa que conduce todas las mañanas: “A VENTANA ABIERTA”. Ese mismo día salió al aire. Para Mario Cornejo, esa fecha festeja dos cumpleaños: el día de la emisora y el de su programa. Por aquel entonces había comenzado junto a Oscar Alberto Pereyra.

Cuando Mario pensó su trabajo radial se fijó como meta, desde la locución, el área social. Ser un servidor de su pueblo, de su gente. Con el correr de los años hubo cambios en él. Cambios que a veces lo ponen en una situación de nervios, producto de palpar cada vez con mayor intensidad las necesidades de su ciudad, los problemas de los rivadavienses. La realidad que vive desde el micrófono y entre los vecinos, cada vez que recorre los barrios trabajando por las tardes con sus propagandas callejeras, lo hizo más fuerte y firme en sus convicciones y en su compromiso con la sociedad. Si siempre fue humilde hoy lo es más. El es un aliado de su gente, de sus barrios.

Su programa tiene un lugar destacado entre la comunidad. Participa mucha gente. Sus oyentes toman conocimiento de puestos de trabajo que ofrecen. Actualmente, y desde hace varios años, “SINTONIA UNO” es un ejemplo digno de mención a la hora de hablar de las responsabilidades de los medios de comunicación al servicio de la función social. En este marco, Mario Cornejo tiene mucho que ver, con su trabajo y con su voz.

El programa es visitado constantemente por muchas personas. El té, el mate o las facturas que a diario los oyentes les hacen llegar son testimonios del cariño familiar que acompaña a la emisora y a sus hacedores. En el momento de las recordaciones se hace presente la personalidad de Elsa Heredia. Señora sexagenaria, ya fallecida, quien siempre estuvo presente cebándoles su mate con yuyo. Ella, de ese modo, se sentía viva. En la radio.

Mario Cornejo ha palpado durante estos años la evolución de los ciudadanos de Rivadavia en los ámbitos comunicacionales. Al principio, la gente no participaba con la actitud abierta y decidida como sí lo hace hoy.

Ayer, cuando algún oyente sentía la necesidad de quejarse por alguna conducta o hecho, o demandaba un reclamo preciso, solicitaba que no se mencionara su nombre. Era como tirar la piedra y esconder la mano.

Los ciudadanos de Rivadavia hoy han dejado atrás los miedos. Cada vez hacen oír su voz con mayor fuerza. Los mismos oyentes son hoy los protagonistas. Piden que den a conocer sus nombres y su número de documento de identidad. Ponen su propia voz y están dispuestos a hablar cara a cara. Han aprendido a defender lo suyo. Los oyentes no se dejan llevar hoy por las explicaciones que les dan. Ellos mismos investigan. Prefieren tomar contacto, personalmente, con la verdad.

Los comerciantes apoyan tanto a la radio en sí como a esa voz amiga y confiable que todas las mañanas los acompaña como el amigo más fiel de los ciudadanos de Rivadavia.

Mario Cornejo ha sido reconocido por su propia ciudad como la voz de Rivadavia. Una voz que también es canto popular. El escenario local de “RIVADAVIA LE CANTA AL PAIS”, en el mes de febrero de mil novecientos noventa y cinco, es uno de los ejemplos que dan fe de los aplausos de aquel público multitudinario que, desde distintos lugares, viene todos los años a oír el cantar de reconocidos artistas nacionales junto a los locales.

Aquí, Mario Cornejo estuvo cantándole a su gente. Porque su voz es el agradecimiento eterno a su Rivadavia natal.

1 comentario:

  1. mario te cto que lleve a mi hija el domingo pasado al hospital y la anote en la mañana y eran las 18 hs y me fui de tanto esperar y no la atendieron muchas gracias

    ResponderEliminar